Inicio General Juniors MD Asamblea General en Alzira

Asamblea General en Alzira

El pasado dia 3 el Movimiento Juniors inauguró el curso como es tradición con la celebración de la Asamblea General.

El sábado por la tarde las calles de Alzira comenzaron a llenarse de pañoletas y de jóvenes que acudían desde todos los puntos de la Diócesis para pasar un fin de semana de trabajo y de convivencia.

A las 18:00 de la tarde el colegio La Purísima de la localidad alzireña abría sus puertas y comenzaban las primeras actividades del fin de semana con una oración de inicio. A continuación, se celebró el “Aplec de Secretarios de Animación y Formación”, que estuvo dirigido por Javier Bernardini, Secretario Diocesano de Formación. Se trabajó en el desarrollo de las Nits Juniors que este año se van a celebrar en todas las Vicarías.

Paralelamente, los Jefes de Centro y los educadores se dividieron en dos “Espais d’Acció”, uno dedicado a la reflexión de la figura de los Consiliarios en los centros Juniors y a esbozar las líneas de lo que será el Encuentro Diocesano de Consiliarios que se celebrará en abril. Este grupo estuvo coordinado por el Consiliario Diocesano Fran Martínez. El otro espacio se dedicó a presentar el trabajo del Equipo Dioceano de Familias, quienes trabajan para intensificar y organizar la colaboración de los padres en el Movimiento.

Tras una tarde de intenso trabajo, los participantes se dirigieron al Albergue el Tossal de Corbera para cenar y celebrar una oración dirigida por Fran Martínez, Consiliario Diocesano.

Al día siguiente, el número de asistentes se duplicó, era uno de los momentos más importantes del curso, la Asamblea General. El colegio La Purísima acogió esta actividad en la que los Centros ejercen su derecho de participación, aprobando las diferentes propuestas y exponiendo sus opiniones.

La Asamblea comenzó con una oración de inicio presidida por el Señor Arzobispo Monseñor Carlos Osoro. A continuación se dio paso a la Mesa Redonda Juventud compromedida con la sociedad: una visión cristiana del mundo. En ella participaron: Carles Esteve (Ex-Presidente del CJCV y del Moviment Scout Católico), Javier Ferrandis (Responsable de los programas de familia de Cáritas), Adrián Ballester (Director del IVAJ) y David Calatayud (Secretario Autonómico de Familia).

Tras la mesa redonda fue el turno del Proyecto Togo. Dolo Navarro, Fran Martínez, Neus García, Núria Martínez, Cecilio Fernández y Nacho Grande contaron su experiencia como formadores de acompañantes en el país togolés. Las intervenciones concluyeron con el deseo de animar a todos los educadores a ser misioneros, tomando en primer lugar como tierra de misión nuestros centros, parroquias, pueblos y barrios.

Después fue el turno de presentar el informe de gestión del curso pasado que fue aprobado por los centros. Se presentó también el informe de gestión trienal de la Ejecutiva, grupo de trabajo que se despedía en esta Asamblea tras tres años en sus cargos. Se hizo con un video recopilatorio poniendo imagénes a los proyectos, experiencias y vivencias que se han dado en las diferentes secretarías a lo largo de estos tres años.

Monseñor Carlos Osoro acudió de nuevo a Alzira a la hora de comer para estar de nuevo con los Juniors. Por la tarde se celebró la elección del Presidente Diocesano. Carlos Chova fue reelegido como Presidente para los tres próximos años. El Señor Arzobispo fue el primero en felicitar a Carlos Chova por su reelección.

Para clausurar la Asamblea se celebró una Eucaristía presidida por el Señor Arzobispo, quien estuvo acompañado por el Consiliario Diocesano Fran Martínez y numerosos consiliarios de centros Juniors. En esta eucaristía Carlos Chova impuso las pañoletas a los nuevos delegados: María Catalá (Delegada de la Zona Carraixet), Elena Peña (Subdelegada de la Zona Carraixet), Abel Blasco (Delegado de la Zona La Ribera), Cristina Sanz (Subdelegada de la Zona La Ribera), Beatriz Ros (Delegada de la Zona La Safor) y Natàlia Pons (Subdelegada de la Zona La Marina).

Durante toda la Asamblea hubo un hilo conductor: la parábola de la levadura. En el escenario hubo durante toda la Asamblea un cuenco con levadura y un panel. Todos los intervinientes colocaron una pañoleta que les representaba y formularon un deseo relacionado con el Movimiento mientras depositaban levadura en el cuenco. Al final del día, en la acción de gracias de la eucaristía se colocó el evangelio en el cuenco, simbolizando así que es la palabra de Jesús lo que ha de actúar como levadura para que nuestros deseos fermenten.

Una año más, agradecemos la participación de los centros, quienes un año más pusieron en práctica el SIEMPRE UNIDOS.  Queremos desde aquí también agradecer la acogida de la comunidad de religiosas del Colegio La Purísima de Alzira quienes nos acompañaron en distintos momentos de la Asamblea.